viernes, 22 de octubre de 2010

Marina Abramovic - Rhythm 0


Marina Abramovic, Rhythm 0, 1974

En una performance nocturna en la que exploraba la dinámica de la agresión pasiva, Abramovic aparecía junto a una mesa y se ofrecía a los espectadores, que podían hacer lo que quisieran con una serie de objetos y su cuerpo. en la pared había un texto que rezaba: "Hay setenta y dos objetos en la mesa que pueden usarse sobre mí como se quiera. Yo soy el objeto". Entre dichos objetos se contaba una pistola, una bala, una sierra, un hacha, un tenedor, un peine, un látigo, un pintalabios, una botella de perfume, pintura, cuchillos, cerillas, una pluma, una rosa, una vela, agua, cadenas, clavos, agujas, tijeras, miel, uvas, tiritas, sulfuro y aceite de oliva. Al final de su performance, los espectadores le habían rasgado las ropas con cuchillas, le habían cortado, pintado, limpiado, decorado, coronado con espinos y encañonado con el arma cargada. Al principio el público actuaba con timidez, pero transcurridas seis horas, empezó a comportarse violentamente y algunos espectadores, consternados, pusieron fin a la performance. Abramovic describió esta obra como la conclusión de la investigación en su propio cuerpo.

En esta obra la artista es el propio objeto del arte. Pasa de sujeto activo (artista) o sujeto pasivo (modelo) a sujeto-objeto, trasladando el rol de artista al público. Su cuerpo como lienzo, pero en él se pueden hacer más cosas que pintar, es un cuerpo sobre el que experimentar lo que uno, por norma general no experimentaría en su propio cuerpo. Transgrede las leyes físicas y psíquicas y se experimenta con otro el ¿hasta dónde se puede llegar con mi cuerpo pero sin ser en mi cuerpo?

Los límites de la sociedad están muy delimitados y lo correcto y lo incorrecto, si se da manga ancha, a veces sobrepasan esos límites, es la consciencia de uno mismo la que debe poner fin a los hechos pero es uno mismo, como artista, el que debe establecer las líneas de sus investigaciones.

¿Hasta dónde hubiera estado dispuesta a aguantar Marina Abramovic? ¿qué hubiera pasado si le hubieran disparado?

4 comentarios:

  1. Uff... la admiro como investigadora, pero muy arriegado el experimento... la verdad es que se ma han puesto los pelos de punta al leer esto, podría haber pasado de todo... muy valiente

    Ainhoa

    ResponderEliminar
  2. Wow... la verdad es que ella es increíble... y creo que busca demostrar esas partes obscuras y tímidas del ser humano... logra llegar a rincones que sólo muy pocos alcanzan siquiera a percibir... es cosa de respetar... =)

    ResponderEliminar
  3. Tremenda mujer y artista, ya ha dado muchas pruebas con sus proyectos no sólo de una visión revolucionaria y contemporánea del arte, sino que ha logrado enlazarlo con su conciencia y visión del ser humano

    ResponderEliminar
  4. Bauman queda desvirtuado, el otro no obliga...

    ResponderEliminar